Entrada destacada

Síguenos por mail

viernes, 3 de noviembre de 2017

El reencuentro de un león y una leona



Una vez más, la vida es un instante.
El misterio de cuando acabará ese instante tendría que hacernos vivir cada día y cada momento como si fuera el último. Tendría que hacernos sentir que tenemos que vivir con intensidad, decir te quiero, decir no era mi intención, decir aquí estoy, decir me has hecho feliz, me has aportado mucho, o simplemente decir lo que uno tenga que decir desde su corazón. Porque esos instantes están, existen, pero el misterio de la propia vida hace que cuando terminan, lo vivamos como una separación donde ya hay un vacío, ya no hay a quién decir y unos ojos a los que transmitir lo que permanecía ahí latente en tu corazón. 
«Había una vez un león y una leona. Sus caminos y sus vidas transcurrían separados.
Pero la vida o el destino quiso crear un encuentro. 
Y más que un encuentro fue un reencuentro. 
En ellos había un fuego y una llama, que les hizo recordar memorias donde quizá habían compartido experiencias, vidas, incluso guerras y separaciones.
La intensidad de sus miradas y la percepción totalmente abierta de estar uno al lado del otro les hizo avivar su propia llama y fuego. Por la vida, por descubrir algo de ellos mismos, por sentirse vivos y sentir el uno al otro.
El camino difícil y con obstáculos no impidió que aunque fuera un instante se reconocieran como almas de caminos, de vidas.
El león sintió cautivarla, la leona sintió cautivarle. La energía en conexión surgió y el tiempo paró. 
Tan sólo fueron instantes, caricias y palabras. Pero fue bonito.
Quién sabe cuantas vidas se buscan dos guerreros y en qué forma vuelven a coincidir en sus vidas. Tal vez siendo león y leona, tal vez siendo otros personajes. 
Pero hay una llama en su corazón y un recuerdo de haber vivido algo bonito y auténtico.»
Por si la vida se escapa quién sabe cuando, gracias por esos instantes a los que me han ayudado a sentir que hay una llama viva, quizá coincidimos en algún momento de ese instante que es la vida o cualquier vida.

domingo, 29 de octubre de 2017

Jade, ya vuelas hacia el firmamento


 
 
 
 
 

 Jade, alma bella, por dentro, por fuera.
Trece años has acompañado a tu familia, protegiendo, velando por ellos, dando todo tu amor sin condiciones.
Queremos honrarte y darte las gracias por todo lo que has entregado en vida.
Jade es uno de los tantos y tantos animales que han cumplido misión con su familia.
Ella cumplió su misión con el amor más puro y bondadoso hacia todos a los que ella quería.
Hay tantas historias anónimas, de animales que entregan su vida por amor, sin molestar, sin quejarse, sin pedir nada a cambio.
Sosteniendo nuestra energía, nuestras emociones, nuestros problemas.
Nos llenan el corazón con su simple presencia sin darnos cuenta nosotros apenas, que nos están salvando la vida y haciéndola más fácil. Que sin ellos nada sería lo mismo.
Jade, como tantos día a día, sabía lo que venía a sostener, así lo hizo, y cuando ella ya consideró que su propósito había terminado, empezó a vaciarse de la vida, a prepararse para marchar.
Las circunstancias hicieron que todo fuera rápido pero con tiempo para despedirse de todos.
Sin quejas, sin pretender méritos, así se fue de elegante y humilde.
Ella estaba en paz y preparada para pasar a otra etapa.
Jade, sabemos que nunca dejarás de existir y tal y como dijiste, seguirás acompañando a tu familia en otra forma.
Vosotros ya sabéis todo, y a nosotros que nos quedamos aquí, sólo podemos lloraros y calmar nuestro corazón de no volver a ver vuestros ojos, tocar vuestro pelaje y echaros de menos tanto.
Tu amor y humildad hará que cueste no echarte de menos seguramente. Pero tu familia puede sentirse orgullosa de decir que amó a una perra llamada Jade que fue y es grandiosa. Y tú allá donde estés, puedes estar orgullosa de lo que fuiste en vida, de tu forma de marcharte silenciosa y de la gran guía en la que te conviertes a partir de ahora.
Esboza tu sonrisa, gracias por tu misión llevada con tanto amor y gracias por todo.
Feliz viaje preciosa, no te olvidaremos nunca, estás en nuestros corazones.
Mucha fuerza a tu familia que en tu final ha hecho las cosas dignamente para ti, tal y como merece un alma tan pura y limpia como la tuya.



jueves, 26 de octubre de 2017

Diva. Guerrera, libre y feliz de ser simplemente lo que es.




Diva, miembro del Santuario Winston. 

Nos seguíamos con la mirada varias veces. En esa foto donde fue a beber agua me miró profudamente y mi campo energético cambió al momento. Sentí su fuerza. Sentí un dolor antiguo en ella, pero un dolor del alma. Quizá lo que sentí a su lado me hablaba también de mí.
Otro día nos encontramos con la mirada y se acercó a mí. Hay reencuentros tan difíciles de describir, como cuando alguien a quién quieres acercarte y contarle cosas ves que de repente confía en ti y te acepta cómo eres sin condición. 
Lo que Diva quiso transmitir:


"(Diva transmite fuerza. Me lleva a vidas anteriores de ella. Galopando, siendo guerrera o acompañando a un guerrero.
Sabe perfectamente cuando se le acerca alguien, las intenciones que tiene.
Transmite mucha sabiduría y experiencias de vidas, mucho poder.
Tiene mucha capacidad de aguante y fuerza.
En el Santuario es muy feliz viviendo así. Siente su alma llena y tranquila. Pero hay momentos en que siente amenaza, como si todo fuera a cambiar de repente por el pasado con el que vino.  No dudaría en escapar si se ve amenazada. 
Prefiere morir, antes que vivir sometida.
Donde estuvo en su pasado, ella se enfadaba. Mostraba su ira y carácter, su disconformidad).
Aporto fuerza y protección a mi grupo, mis miembros. A mi lado se sienten protegidos, acogidos, reconfortados. A los débiles, les hago fuertes con mi energía.
Vivo totalmente el presente, disfruto de cada olor, cada imagen y cada instante.
Son tiempos de calma, de poder ser quién soy, simplemente eso.
Creo y confío en todos vosotros. Las cosas cambian para nosotros.
Os estamos agradecidos. Pertenecemos a la misma energía todos. Todos en unión, siendo lo que somos. No hay diferencia. Comprendemos todo. Unos más que otros. 
Soy capaz de pararme a mirar, a captar que intenciones trae el que se acerca.
Mi intuición y olfato de peligro, está muy presente en mí.
Soy alertadora de sucesos también, soy como la guardiana que todo lo ve y avisa del peligro protegiendo. 
(Da gracias por todo. Por el cariño, el cuidado, el respeto)
Los vínculos vuelven a unirse, a fortalecerse. 
Muchos ya fuisteis lo que somos nosotros. Habéis estado en nuestras situaciones.
Ahora os toca hacer de puentes, pero fuisteis en otros momentos como nosotros, por eso sentís tan de cerca el dolor, el sentimiento, cómo somos y lo único que necesitamos.
Los vínculos del grupo vuelven a unirse y se unirán cada vez más, volviendo a haber respeto por ambas partes."
Gracias Diva por la oportunidad.

santuariowinston.org
https://santuariowinston.wordpress.com/












lunes, 28 de agosto de 2017

Dulce Michelle, sólo unas palabras de agradecimiento. Feliz viaje

Querida Michelle,
quiero darte gracias por todos los momentos compartidos contigo.
Fuiste una gran madre aquí en la tierra, concentrando toda tu vida en dejar legado a tus pequeñines, dándoles confianza en su sitio, como si supieras que pronto nos dejarías. No te fuiste hasta asegurarte que allí con Dolo estarían cuidados, protegidos. Que sabia, que grande. Los entregas y te vas.
Encuentros fugaces de miradas, caricias, tu dulzura, tu amor. 
Una vez más un animal que nos deja una lección de vida. Vivir el momento. Cumplir misión. Todo es como tiene que ser. Vuestra forma de marchar, el cuando, el cómo. 
Otra huella en nuestra alma. 
Si se nos ha pegado tan sólo un poco de todo el amor que eres ya podemos dar gracias. 
Tranquila tus pequeñines están en las mejores manos, Dolo y Rafa, abrazo inmenso
Gracias por todo, te queremos y cuando llegues a tu estrella esperamos el parpadeo desde el Santuario en una noche estrellada, pequeña, buen viaje de vuelta. Nunca te olvidaremos.

martes, 15 de agosto de 2017

Creciendo con Noor. Mensaje mágico.

        

  Noor. La yegua que habita en santuario Winston y a la que amadriné. Ella y su manada fue la que me llevó y unió a Winston. 
Era domingo. Ocurrió algo mágico para mí.
 Pedí que viniera a comunicar si había algún miembro que quisiera decirme algo, darme un mensaje a mí o para el Santuario.
Cerré los ojos. Al rato, Noor me empezó a mirar a lo lejos. Empezó a caminar hacia arriba donde estaba yo a bastantes metros. 
Noor es muy desconfiada con los humanos y no acerca mucho. Cuando vi que venía hacia mí no me lo podía creer. Se paró delante mío, mirándome. Las lágrimas ya empezaron a caerme. Cerré los ojos. Ella y yo juntas, alejadas del resto. Solas. Y entonces, ocurrió. Me hizo un regalo antes de marcharme a Barcelona.
Su mensaje me hizo llorar de emoción, por su manera, por su discreción, por su sutileza. Ella sabe lo que significaba para mí y cada día le agradecía con el corazón que hubiese aparecido en mi vida. Me dijo:
«Has sido valiente. No.dejes ahora y nunca de ser libre. Es nuestra esencia.
La distancia no elimina el amor. Podéis ayudar a los que son como vosotros, libres de alma, hacer entender que ese derecho es el de todos y nos pertenece. 
Cada gesto que tenéis con nosotros lo valoramos y agradecemos aunque a veces no lo parezca. A veces sentimos distancia, entended que no es miedo ni rechazo siempre. Os enseñamos que no necesitamos ese contacto que buscáis para un acercamiento. Sentimos vuestro amor sin tocaros, vuestra energía se mezcla ya con la nuestra. Y os llevamos así a otra manera de sentir amor con libertad». Gracias Noor.



lunes, 31 de julio de 2017

¿Te gustaría ayudar a la manada Winston? Apadrina o házte teaming



Que bonita experiencia estos días en el Santuario. Ver enfrente a los animales con los que había comunicado, como iban acercándose mientras bajaba. Uno a uno fueron viniendo a saludarme, que emoción.
Miradas, después de comunicar de alma a alma. Miradas de reconocimiento, de reencuentro. Estos días han sido mágicos. Ver el atardecer y notar su energía, la calma, lo salvaje.
El Santuario, un lugar maravilloso donde los animales llegan en condiciones injustas, horribles, causadas por el maltrato, el abuso, el olvido de sus necesidades, la indiferencia, las heridas del alma en sus miradas, la desconfianza al humano... ahí se convierten en animales respetados donde se puede sentir su calma interior, como si sus almas estuvieran reparándose. Todo eso llevado y gestionado por Dolo y Rafa. Ellos son el motor de la alegría y unión que se genera cuando estás allí, tanto en los caballos como en los humanos que tenemos oportunidad de disfrutar algunos ratos junto a ellos. Las máscaras y corazas se desvanecen nada más entrar en contacto con ellos, con su energía.
Puedes llegar a sentir sus resquicios de dolor, lo puedes notar en sus miradas, y por otro lado sientes como disfrutan siendo únicamente lo que son, caballos.
En el Santuario no se para de trabajar para mantener a todos los miembros. Muchos necesitan curas, tratamientos, atenciones. Las comidas, limpiar el espacio para que estén a gusto para estar o tumbarse cuando cae el sol y viene la noche.
La imagen del atardecer y ver a los caballos paseando, tranquilos, pasar entre ellos, notar como te miran y algunos te saludan, ver como se van echando para descansar después de un día de sol intenso.
Están en un sitio maravilloso, super cuidados. Muchos de ellos ni siquiera podían imaginar que podrían pasar el resto de su vida viviendo dignamente, siendo libres, siendo lo que son, con respeto y con un trato digno.
Esos días aproveché para estar con la yegua que amadriné. Ella fue la que me unió a Dolo y la que hizo que yo fuera allí. Ella es Noor. Estando allí pregunté a Dolo si ella creía que los animales que elegíamos para apadrinar se parecían en algo a los padrinos. Creemos que sí. Se crea como un vínculo mágico, que no entiende de espacio ni distancias.
Noor me seguía muchas veces con su mirada, pero no llegó a acercarse más de unos pocos metros, casi casi la tengo un día delante. Sus miedos, desconfianza, el sentirse invadida enseguida en su espacio, su sentido de la libertad, de ser salvajemente ella misma, todo eso, es algo en lo que me veo reflejada en ella. Creo que ella sabe que hemos creado una unión y quiere acercarse, pero necesita tiempo.
Santuario Winston necesita vuestra ayuda para poder cubrir todos los gastos de alimentación, de medicinas, tratamientos, material. Un apadrinamiento, o un teaming que tan sólo es 1€ al mes, es de gran ayuda para poder seguir ayudando. He podido ver con mis propios ojos y manos todo lo que se trabaja para sacar adelante a toda la manada.
Si sientes el llamado en tu corazón, si quieres unirte a la manada, a esta gran manada de caballos y humanos, si sientes que quieres ayudar de esta manera, ellos estarán agradecidos. Valoran, agradecen y sienten en el corazón cada gesto de ayuda. Te damos millones de gracias de parte de todos, gracias, gracias, gracias.
Infórmate. Apadrina o házte teaming pinchando en el enlace:
santuariowinston.org
https://santuariowinston.wordpress.com/

miércoles, 7 de junio de 2017

La poderosa Olivia y su manera de sentir amor con libertad

Este homenaje es para Olivia. Esta gran gata tiene un corazón enorme y rebosante de amor. Su carácter es tan imponente e implacable como su presencia en directo. Ella es un ser muy especial, que junto a sus amigos humanos y sus hermanos gatunos, hace una labor incondicional, ser casa de acogida.
Una de las primeras veces que comuniqué con ella, fue porque sus humanos se iban unos días fuera. Olivia es escueta en sus comunicaciones pero muy clara y directa. Pidió a Paula que se conectase a ella cada día para estar en conexión.  Creemos que fue una pauta más para la humana que para ella. 
Olivia ha mostrado en varias ocasiones cómo hay que poner orden y equilibrio en casa, marcando límites y mostrando las sombras sobretodo a Paula. 
Dijo en varias ocasiones que las dos son lo mismo. Que hace de espejo a Paula para mostrarle cosas, situaciones y emociones. 
Cuando Terra (una gata de acogida ) se quedó finalmente con ellos, Olivia tuvo algunas crisis de territorio, pérdida de rumbo y empezó a apartarse poco a poco. 
Pidió respeto y espacio para asimilar todos los cambios y sus momentos de soledad apartada de todos. Poco a poco se fue adaptando y acogiendo a Terra y otro miembro más. Olivia nos mostró su gran sensibilidad a la vez que su dureza de carácter. Ella es una mezcla muy especial que la hace única, sobretodo su manera de querer y sentirse libre. Siempre reivindica y deja claro con sus actos que ella es un ser libre, que le gusta gestionarse a ella misma sus emociones y necesita adentrarse en su mundo interior para encontrar respuestas, caminos y volver a resurgir. 
Verla caminar en directo y sentir su mirada penetrante clavada en tus ojos, conmueve. Cada vez que la veo, siento casi como si tuviera que hacerle una reverencia, por su presencia, su magia, la energía que desprende. Y de repente con toda la humildad de los animales, me hace unas carícias y alguna croqueta, que honor.
Y es que ella dice que no todo el mundo puede entenderla, cómo es y porqué se muestra así.
Cuando adopté a mi gata Nuki, Olivia me transmitió unas cosas sobre ella, parte de su misión conmigo, no sé si porque soy amiga de su humana, porque Nuki estuvo de acogida con ellos y la conocía o porque ella quiso. ¡Quizá ya habían hablado entre ellas y quedaron así en que me dieran la info de esa manera! La cuestión es que Olivia me relató y avisó de toda serie de detalles sobre mi nueva compañera que poco a poco fui confirmando y viendo como se iban cumpliendo. Sé que Olivia me hizo una entrega a mí con esta información, porque lo que fue sucediendo no lo habría entendido de la misma manera y me ayudó a ayudar a Nuki y a mi misma. 
Olivia es una gran limpiadora de energías, equilibradora de espacios, sanadora, apartadora de sombras. Un espíritu libre que ha creado un vínculo precioso con sus humanos. Ella les explicó también porque eran ellos casa de acogida de otros animales, que misión y aprendizaje tienen con ellos. Explicó la ayuda que daba ella a los que iban llegando y se iban marchando a sus hogares.
Olivia un gran ser con una gran entrega que abarca muchos sentidos, un ser libre capaz de amar sin perder su libertad de ser quién es. El amor más puro es con libertad de no dejar de ser quién eres. Así es Olivia y estoy completamente de acuerdo con ella.  Pura emoción, elegancia y labor aparentemente invisible la que hace. Pero sabemos quién es y le mostramos todos nuestros respetos.
Gracias Olivia por haberte conocido, por querer ser casa de cogida y tu ayuda. 
Gracias Paula por dejarme compartir un poquito de Olivia y por vuestra gran labor incondicional que dais a tantos y tantos animales. Para Olivia, Paula y JoanMarc.
Aquí la Reina de Carey Olivia haciendo croquetas